Marcela_Torres%2C_columna_opini%C3%B3n.jpg
Marcela_Torres%2C_columna_opini%C3%B3n.jpg

Alianza público – privada efectiva para una mejor ciudad

05 / 12 / 21

La noticia que confirma la instalación en Antofagasta del futuro Centro de Investigación y Desarrollo del laboratorio chino Sinovac dentro de los próximos dos años, es la fiel demostración que cuando se trabaja de forma conjunta, coordinada y por un objetivo común en beneficio de la ciudadanía, es posible lograr acuerdos con rapidez y efectividad.

Desde hoy podemos decir con orgullo que nuestra región no solo será minera, sino también de investigación y desarrollo científico y sanitario donde se producirán las vacunas que salvarán vidas de chilenas y chilenos, y por qué no decirlo, para el mundo.

Desde nuestro gremio felicitamos y valoramos este logro porque prueba la eficiencia de la alianza público – privada, y en este caso, de la academia. Esa asociatividad público – privada virtuosa es lo que como Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Antofagasta promovemos y buscamos replicar para atender otras necesidades también urgentes para la comuna y la región.

Contar con un lugar habilitado para el depósito final de los residuos de la construcción, su tratamiento y recuperación para ser reutilizados, es uno de los temas pendientes en el que estamos trabajando conjuntamente con la autoridad y algunas empresas nacionales y regionales interesadas en administrarlo. Porque recordemos que desde el cierre del vertedero municipal que los residuos de la construcción y cualquier otro desecho no domiciliario, como muebles, electrodomésticos, colchones, por nombrar algunos, no tienen donde ser depositados en Antofagasta, ya que, no son recibidos en Chaqueta Blanca.

Lo anterior obviamente ha propiciado la aparición de nuevos focos de acopio ilegales con este tipo de “basura”, que no siempre son escombros, maderas, fierro ni áridos de la construcción, sino desechos que requieren de un lugar donde ser depositados con el debido orden, control y fiscalización. Aspectos en los que debe intervenir un rol de responsabilidad y esfuerzo compartido entre Gobierno Regional, Municipalidad, sector privado y la ciudadanía.

Actualmente las empresas constructoras que prestan servicios al sector público en obras de este tipo, y también las que ejecutan obras privadas, deben cumplir con la normativa demostrando con certificados la correcta disposición de sus desechos inertes en los lugares habilitados para ello en Mejillones, con el costo mayor de traslado que ello implica, pero no se condice que la capital regional y más poblada no cuente con un lugar autorizado para este tipo de desechos inorgánicos.

Hoy tenemos la oportunidad de cambiar este panorama y mejorar las condiciones de vida de los antofagastinos y antofagastinas a través del consenso y los acuerdos multisectoriales. Podemos hacer de Antofagasta una ciudad más limpia y ordenada si nos comprometemos todos juntos a trabajar en la ciudad que queremos heredar a las futuras generaciones.

Marcela Torres Moraga

Presidenta

Cámara Chilena de la Construcción Antofagasta