logo.jpg logo.jpg

EL FALLO DE LA HAYA Y NUESTRO ROL GREMIAL

Estamos a una semana de que la Corte Internacional de Justicia –principal órgano judicial de Naciones Unidas, con sede en La Haya– dé a conocer su fallo en relación a la demanda marítima peruana, lo que sin duda generará un sinnúmero de comentarios y reacciones tanto en Chile como en Perú.

En este contexto –cualquiera sea la resolución que se dicte y más allá de las legítimas posiciones que pueda sostener cada uno–, tenemos el firme convencimiento de que el deber de nuestra asociación gremial y de sus representantes es llamar a respetar el fallo que habrá emanado con apego al Derecho Internacional, respaldar la Política de Estado con la que históricamente nuestro país ha manejado los asuntos internacionales y, en especial, promover que se sigan fortaleciendo las relaciones bilaterales, que sin duda iniciarán una nueva etapa a partir del fallo de La Haya.

De todos depende que esta nueva etapa sea exitosa. Porque es la voluntad de entendimiento y la capacidad de abordar y construir el futuro en conjunto lo que en un mundo cada vez más interdependiente abre mayores y mejores oportunidades para los países y, muy particularmente, para sus pueblos.

Si nos constituimos como gremio fue para ser un actor social relevante, lo que se ha logrado gracias al compromiso de los socios y a una sólida presencia a nivel nacional, que permite que nuestras opiniones sean escuchadas, respetadas y muchas veces amplificadas por los medios de comunicación. Ello es un privilegio, pero también una responsabilidad de la que debemos estar conscientes.

Estamos próximos a enfrentar un hecho que ocupará un lugar en la historia nacional, así como las decisiones y acciones que se generen a partir del mismo. Es, por ende, un momento en el que debemos asumir cabalmente esa responsabilidad y constituirnos en promotores de una reflexión mesurada y con altura de miras.

Mesa Directiva Nacional

Cámara Chilena de la Construcción