ALFREDO-PRIETO-2.jpg
ALFREDO-PRIETO-2.jpg

Costo insospechado

11 / 01 / 13

Un habitante de esta ciudad, que posee una propiedad dentro de la Zona Típica, ha presentado al Consejo de Monumentos Nacionales un pequeño proyecto habitacional consistente en un local comercial y su casa habitación.

Transcribo a continuación, textualmente, parte de la respuesta del Consejo de Monumentos Nacionales, que mediante el Secretario Ejecutivo ofició al propietario:

“…Como estrategia preventiva, se solicita realizar un Plan de Caracterización Arqueológica y eventual rescate de los elementos patrimoniales que probablemente se encontrarán en el área del proyecto… que deberá ser realizada por un arqueólogo titulado previa autorización de este Consejo”.

La respuesta continúa con la siguiente afirmación: “Cabe señalar que de recuperarse materiales arqueológicos, se deben solventar los gastos de análisis, conservación y embalaje del material arqueológico, así como su traslado a la Institución receptora …”

A todos nos gusta nuestra ciudad, tal como es, le reconocemos su encanto y estamos completamente de acuerdo con la protección de nuestro Patrimonio.

Pero, a nuestro parecer, es un despropósito exigir a un proyecto de menor envergadura - como se manifiesta en este caso – asumir la responsabilidad de todos los costos de personal, embalaje, custodia y otros, respecto de los eventuales restos arqueológicos.

Simplemente, la consecuencia de este oficio, fue el abandono del proyecto. El propietario no está en condiciones de intentar una obra que le puede significar un costo insospechado.  Quizás proyectos como los estacionamientos subterráneos o la Tienda Ripley, así como también, grandes proyectos inmobiliarios, puedan embarcarse a sabiendas de lo que les puede esperar, pero una obra particular de pequeña escala… muy difícilmente.

Entonces, el propietario seguirá viviendo en su casa en malas condiciones, esperando que algún ignorante de la situación le compre el terreno… o tal vez, hasta que su vivienda esté completamente inhabitable. Emigrará a casa de un pariente, y la propiedad se transformará en un terreno baldío.

Así se deteriora nuestra ciudad. Es lo que hoy vemos en la zona periférica del centro. Es nuestra tragedia.Es por esto que años tras el Municipio - apoyados por el MINVU-  el Colegio de Arquitectos y la Cámara regional, elaboró un estudio para reducir el área de la Zona Típica, proponiendo círculos concéntricos de mayor a menor grado de protección. Esta propuesta debía ser aprobada por el Consejo de Monumentos Nacionales en Santiago,  que dictaminó (porque ellos son los que saben, no nosotros), que no había mérito suficiente para modificar la Zona Típica.

Es evidente que esta Ley de Monumentos Nacionales debe modificarse y hacerse cargo de situaciones como la descrita.

Presidente Regional de la Cámara Chilena de la Construcción, Delegación La Serena

Alfredo Prieto Parra

Ley de Monumentos Nacionales debe modificarse y hacerse cargo de situaciones que tienen referencia al progreso.